Incremento de caída de cabello

El cabello de cada persona debe lavarse con frecuencia. Es fundamental utilizar champús, que tengan un pH neutro y no sean abrasivos. Evita el uso frecuente de secadores, tintes o permanentes, ya que debilitan el cabello y favorecen la rotura. Se ha observado una regresión de la línea de nacimiento del cabello en situaciones de alopecia por tracción, por lo que hay que alejarse de los cortes de pelo habituales con recogidos ajustados.

¿En qué situaciones se da la caída de cabello?

Numerosas circunstancias pueden provocar un aumento de la caída del cabello. Normalmente, se reconocen en función de la dispersión, el desarrollo y la reversibilidad del proceso. Desde este punto de vista, podemos distinguir entre dos procesos de pérdida de cabello:

  • El efluvio es una pérdida repentina de cabello que suele manifestarse como una caída difusa. Algunos efluvios aparecen al poco tiempo de iniciarse el procedimiento y se hacen evidentes al cabo de uno o dos meses. Estos efluvios son el resultado de cambios hormonales, déficits de proteínas o vitaminas, o el uso de quimioterapia para tratar el cáncer. En algunos casos, la caída difusa del cabello aparece dos o tres meses después de haber sido desencadenada por diversas circunstancias, como el estrés emocional o físico tras cirugías importantes, después de dar a luz, un episodio de fiebre, otros procesos infecciosos o incluso la carencia de hierro.
  • Alopecia: enfermedad que afecta directamente al cuero cabelludo. Pueden tener una distribución determinada, siendo uno de los ejemplos más notables la alopecia androgenética (calvicie común). Otras, como las causadas por hongos que infectan directamente el cabello, procesos autoinmunes en la alopecia areata u otras enfermedades que pueden dañar la piel. Hay algunas formas de alopecia que son permanentes y deben ser vistas de inmediato.
Por ello, te recomiendo que te informes sobre los diferentes remedios para evitar la caída del cabello en este artículo.